Mostrando entradas con la etiqueta REFLEXIONES PARA MAMA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta REFLEXIONES PARA MAMA. Mostrar todas las entradas

viernes, 6 de mayo de 2016

UN REGALO PARA MI MADRE


Un muchacho entro con paso firme a la joyería y pidió que le mostrarán el mejor anillo de compromiso que tuviera.

El joyero le presentó uno. La hermosa piedra solitaria brillaba como un diminuto sol resplandeciente. El muchacho contempló el anillo y con una sonrisa lo aprobó. Preguntó luego el precio y se dispuso a pagarlo.

¿Se va usted a casar pronto? – Le preguntó el joyero. No! – respondió el muchacho – Ni siquiera tengo novia.

La muda sorpresa del joyero divirtió al comprador. Es para mí mamá – dijo el muchacho.




Cuando yo iba a nacer estuvo sola; alguien le aconsejó que me matara antes de que naciera, así se evitaría problemas. Pero ella se negó y me dió el don de la vida. Y tuvo muchos problemas. Muchos. Fue padre y madre para mí, y fue amiga y hermana, y fue mi maestra. Me hizo ser lo que soy.

Ahora que puedo le compro este anillo de compromiso.
Ella nunca tuvo uno. Yo se lo doy como promesa de que si ella hizo todo por mí, ahora yo haré todo por ella.
Quizás después entregue otro anillo de compromiso.

Pero será el segundo.

El joyero no dijo nada. Solamente ordenó a su cajera que hiciera al muchacho el descuento aquel que se hacia nada más a los clientes importantes.

“No olvides lo importante que es mostrarle el agradecimiento y el amor hacia tus padres. Lo que han hecho por tí, no tiene precio, sin embargo puedes hacer tu mayor esfuerzo en devolverles al menos lo mejor dentro de tus posibilidades, recuerda que ¡si no eres padre, muy probablemente lo serás! aprovecha mientras los tienes a tu lado, no sea que pronto tengas que arrepentirte y no puedas devolver el tiempo.”


Efesios 6:1 Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. 2 Honra a tu padre y a tu madre (que es el primer mandamiento con promesa) 3 para que te vaya bien y vivas largo tiempo sobre la tierra.

QUE ES SER MAMA



Una madre es mucho más que la persona que nos da la vida.Una madre nos alberga en sus brazos cuando nos sentimos tristes o cansados.

Nos cuida. Nos protege de todo mal. Nos alienta cuanto pensamos que ya nada vale la pena. Nos aconseja, aunque muchas veces no podamos hacer caso a lo que dice. Nos escucha cuando somos víctimas de nuestra primera desilusión amorosa. Nos llena el estómago con comidas que jamás nadie volverá a preparar de la misma manera y nos llena el corazón con exceso de amor incondicional.Una madre sufre a escondidas cuando hemos sido defraudados, pero sin embargo, se muestra fuerte y entera ante nuestros ojos, para ayudarnos a salir adelante.


Una madre se llena de orgullo cuando conseguimos triunfar en la vida y se enfurece cuando alguien intenta lastimarnos. Es capaz de secarnos las lágrimas esbozando una sonrisa tranquilizante, mientras por dentro su alma llora desconsoladamente.

Una madre es severa en ocasiones, pero con el tiempo descubrimos que cada reto que recibimos, fue un empujón para convertirnos en personas íntegras.Una madre es capaz de sanar todas las heridas. Las heridas externas y las heridas del corazón, como nadie más es capaz de sanar.

Una madre es aquella persona, que desde el momento que nos tiene en sus brazos nunca más nos suelta la mano y si alguna vez lo hace, es sólo para ayudarnos a conseguir nuestra felicidad.

Una madre es amor en estado puro. Es una persona que pasa noches enteras sin dormir, esperando nuestro regreso. Es la que por miedo a que algo nos suceda, no nos deja ir a determinados lugares o nos obliga a regresar temprano. Es quien nos aconseja sobre como comportarnos y quien nos escucha, cuando tenemos una noticia importante para dar.


Pocas palabras contienen tanto amor como la palabra mamá.Existe una hermosa leyenda que refleja la importancia que una madre tiene en nuestras vidas. Me gustaría compartirla contigo.

AMOR DE MADRE



De niños creemos que mamá todo lo puede, que no siente cansancio, que no sufre... esa imagen que guardamos de ella con el tiempo no coincide con la que vemos cuando pasan los años... Entonces descubrimos que mamá también sufre, se cansa, está triste, no tiene fuerza, calla ocultando el dolor...

La vemos como un héroe sobrevivir a grandes tragedias, llevarnos de la mano conteniéndonos y mostrándonos la vida siempre del lado más bello...

De niños no entendemos sus lágrimas... de adultos nos preocupan... o no las comprendemos...

Así como nosotros necesitamos tantas veces de la protección de esos brazos fuertes, de la comprensión de nuestros gestos o de nuestros silencios, de nuestro dolor... ella también nos necesita...


Por eso debemos detenernos y observarla... abrazarla y hacer que sienta que estamos allí... que nos importa, que es valiosa... y de esta forma regresaremos a ella el más hermoso sentimiento que nos enseñó, el sentimiento que lleva paz y tranquilidad en los momentos difíciles de la vida, el que nos contiene, el que minimiza el dolor, el que nos hace luchar por nuestros sueños e ideales... pero por sobre todo nos enseña a dar sin pedir nada a cambio: El Amor.

TODO LO APRENDI DE MI MADRE

Todo lo que siempre necesité saber, lo aprendí de mi Madre:

Mi madre me enseñó a APRECIAR UN TRABAJO BIEN HECHO:

"Si se van a matar, háganlo afuera. Acabo de terminar de limpiar!"

Mi madre me enseñó RELIGIÓN:

"Mejor reza para que esta mancha salga de la alfombra."

Mi madre me enseñó LÓGICA:

"Porque yo lo digo, por eso... y punto!!!!"

Mi madre me enseñó PREDICCIONES:

"Asegúrate que estás usando ropa interior limpia y entera, en caso que tengas un accidente."

Mi madre me enseñó IRONIA:

"Sigue llorando y yo te voy a dar una razón verdadera para que llores."

Mi madre me enseñó a ser AHORRATIVO:

"¡¡¡ Guarda las lágrimas para cuando yo muera!!!"

Mi madre me enseñó ÓSMOSIS:

"¡¡¡¡¡ Cierra la boca y come !!!!!"

Mi madre me enseñó CONTORSIONISMO:

"¡Mira la suciedad que tienes en la nuca, vuélvete!"

Mi madre me enseñó FUERZA Y VOLUNTAD:

"Te vas a quedar sentado hasta que te comas todo."

Mi madre me enseño METEOROLOGÍA:

"Parece que un huracán pasó por tu cuarto."

Mi madre me enseñó HIPOCRESÍA:

"¡¡ Te he dicho un millón de veces que no seas exagerado!!"

Mi madre me enseñó EL CICLO DE LA VIDA:

"Te traje a este mundo, y te puedo sacar de él."

Mi madre me enseñó MODIFICACIÓN DE PATRONES DEL COMPORTAMIENTO:

"¡¡¡¡¡ Deja de actuar como tu padre !!!!!"

Mi madre me enseñó ENVIDIA:

"Hay millones de chicos menos afortunados en este mundo que no tienen una mamá tan maravillosa como la tuya!"

Mi madre me enseñó habilidades como VENTRILOQUÍA:

"No me rezongues, cállate y contéstame: ¿porqué lo hiciste?"

Mi madre me enseñó técnicas de ODONTOLOGÍA:

"¡¡¡ Me vuelves a contestar y te estampo los dientes en la pared !!!"

Mi madre me enseñó RECTITUD:

"¡¡¡ Te voy a enderezar de un sólo chingazo!!!"".


GRACIAS MAMÁ...

AMOR DE MADRE



Amor de madre

Solo pido a Dios que en tus bendiciones
manos Señor, este mi madre que es la luz
de mis ojos, la razon de mi sonrisa, el motivo
de mis carcajadas y mi animo de seguir
adelante.  Ella es para mi tu representacion
que me toca cerca, tu abrazo, y tu amor.
Que me llena como nada ni nadie lo hare.
Cuidala y bendicela con salud y felicidad
para que san muchos años mas de su
amor en mi caminar ...




AMOR DE MADRE



AMOR DE MADRE
De niños creemos que mamá todo lo puede, que no siente cansancio, que no sufre… esa imagen que guardamos de ella con el tiempo no coincide con la que vemos cuando pasan los años… Entonces descubrimos que mamá también sufre, se cansa, está triste, no tiene fuerza, calla ocultando el dolor…


La vemos como un héroe sobrevivir a grandes tragedias, llevarnos de la mano conteniéndonos y mostrándonos la vida siempre del lado más bello…

De niños no entendemos sus lágrimas… de adultos nos preocupan… o no las comprendemos…

Así como nosotros necesitamos tantas veces de la protección de esos brazos fuertes, de la comprensión de nuestros gestos o de nuestros silencios, de nuestro dolor… ella también nos necesita…



Por eso debemos detenernos y observarla… abrazarla y hacer que sienta que estamos allí… que nos importa, que es valiosa… y de esta forma regresaremos a ella el más hermoso sentimiento que nos enseñó, el sentimiento que lleva paz y tranquilidad en los momentos difíciles de la vida, el que nos contiene, el que minimiza el dolor, el que nos hace luchar por nuestros sueños e ideales… pero por sobre todo nos enseña a dar sin pedir nada a cambio: El Amor.


jueves, 7 de mayo de 2015

Una madre es...


Una madre es...

Esa persona que con toda delicadeza nos cuida en nuestra etapa de indecisión, nos enseña con amor a valernos en la vida y nos levanta con dulzura ante cada caída.
Esa mujer, que no duerme cuando estamos mal, que vive en carne propia cada uno de nuestros sufrimientos y que se alegra con cada alegría y logro nuestro… como si fuera suyo.
Es la mujer que está ahí, sin miramientos, sin egoísmos. Es el amor de Dios hecho mujer, el más sincero, el más puro. Que daría la vida por nosotros, si fuera necesario. Siempre deseosa de hacernos bien, y aunque como ser humano pueda equivocarse, nunca lo hace por maldad.
Es el ser sublime con el que aprendemos el verdadero significado de la palabra AMOR, CONTENCIÓN, ENTREGA, SINCERIDAD.
No elegimos dónde nacer, nuestra madre tampoco nos elige, pero sea como sea que venimos al mundo, para ella somos lo más sagrado, lo más sublime y lo más hermoso.
Imagen de una madre sublime y hermosa

Te doy gracias Dios, por la madre que me has regalado, porque ella con tu luz, me enseñó a ser lo que soy hoy día. Mis logros son tus logros madre mía. Son fruto de tus desvelos, de tus consejos y risas… y porqué no decirlo, muchas veces de tus lágrimas… que hoy ya adulta los valoro con ternura y los admiro por tu fuerza de no decaer nunca aunque muchas veces habrás sentido que ya no dabas más. Esto es lo que siento hacia ti, mi mamita, mi ángel, mi maestra, mi ejemplo… y MI MEJOR AMIGA.

Es triste tener que admitir que la vida nos hace fríos e indiferentes, tanto como para que fluyan más fácilmente las palabras ante una carta impersonal, pero que sale del alma, pensándote, sintiéndote en el corazón… Aunque me cueste decírtelo de frente, TODO ESTO QUE ESCRIBO eres tú, mi madre, mi ángel enviado por dios hecho mujer y madre.

TE QUIERO MUCHO MAMITA Y…
GRACIAS POR TODO LO QUE ME HAZ DADO
Y ME SIGUES DANDO.


Tu hija que te adora con toda su alma y energía.

fuente: shoshan.

viernes, 9 de mayo de 2014

UN ANGEL LLAMADO MAMA

Cuenta la leyenda que un angelito estaba en el cielo, cuando Dios, lo llamó y le encomendó una misión, con dulce voz le dijo, tendrás que ir a la tierra y nacer como los humanos, serás un pequeño niño y crecerás hasta llegar a ser un hombre.

Espantado el angelito, preguntó, pero Señor, ¿cómo haré para vivir tan pequeño e indefenso, quien me cuidará?

- Entre muchos ángeles escogí uno para ti que te está esperando y te cuidará.

- Pero dime, aquí en el cielo no hago más que cantar y sonreír, eso me basta para ser feliz…

- No te preocupes, tu ángel te cantará, te sonreirá todos los días y tú sentirás su amor y serás feliz.

- ¿Cómo entenderé lo que la gente habla si no conozco el idioma de los hombres?

- Tu ángel te dirá las palabras más dulces y más tiernas que puedas escuchar y con mucha paciencia y con cariño te enseñará a hablar.

- ¿Y qué haré cuando quiera hablar contigo?

- Tu ángel juntará tus manitas y te enseñará a orar y podrás hablarme...

- He oído que en la tierra hay hombres malos, ¿quien me defenderá?

- Tu ángel te defenderá a costa de su propia vida.

- Pero estaré triste ya que no te veré más.

- Tu ángel te hablará siempre de mí y te enseñará el camino para que regreses a mi presencia, aunque yo siempre estaré a tu lado durante todo el tiempo que estés entre los hombres.

El angelito ya empieza a escuchar las voces que venían de la Tierra y atemorizado y con lágrimas en los ojos, dijo...

Dios mío, dime por lo menos el nombre de ese ángel que me cuidará,...


“Su nombre no importa tú, le llamarás MAMÁ”

LAS MUJERES AMAN DEMASIADO


Amar no es sinónimo de sufrir. Las siguientes son características típicas que se presentan en mayor o menor proporción en las mujeres que aman demasiado:

1 Tal vez proviene de un hogar disfuncional, donde no fueron satisfechas sus necesidades emocionales.
2 Al haber recibido poco afecto, usted trata de compensarlo indirectamente, dando afecto a hombres necesitados.
3 Al no haber podido convertir a su(s) progenitor(es) en seres atentos y cariñosos, busca a hombres difíciles, con el fin de lograr ese cambio en ellos.
4 Teme al abandono, por lo que evita que cualquier relación se disuelva.
5 Es capaz de cualquier cosa por ayudar al hombre que ama.
6 Debido a la falta de amor, se esfuerza en exceso por complacer a su pareja.
7 Está dispuesta a aceptar más responsabilidades, culpas y reproches que su pareja.
8 Posee poco amor propio y cree no merecer felicidad.
9 Por su inseguridad, necesita desesperadamente controlar a su pareja y su relación.
10 Sueña con una relación ideal, en lugar de vivir la realidad.
11 Es adicta a los hombres y al sufrimiento.
12 Tiene predisposición a las adicciones.
13 Evade su responsabilidad para consigo, al sentirse atraída por personas conflictivas, caóticas o emocionalmente dolorosas.
14 Puede ser propensa a depresiones, las cuales disfraza con la excitación que le brinda una relación inestable.
15 Considera aburridos a los hombres amables y confiados que se interesan en usted.

sábado, 3 de mayo de 2014

EL ANGEL DE LOS NIÑOS

Cuenta una antigua leyenda que un niño que estaba por nacer, le dijo a Dios:

- Dicen que mañana me enviarás a la tierra, pero… ¿Cómo sobreviviré siendo tan pequeño e indefenso?

- Entre muchos ángeles, he escogido uno para ti.  El te está esperando en la tierra para cuidarte.

- Pero aquí, en el cielo, no hago más que cantar y sonreír, eso basta para ser feliz.

- Tu ángel te cantara y tú sonreirás todos los días. Sentirás su amor y serás feliz.

- ¿Y como entenderé lo que la gente me diga, si no conozco el extraño idioma que hablan los hombres?

- Tu ángel te dirá las palabras más dulces y más tiernas que puedas escuchar, y con mucha paciencia y cariño, te enseñara a hablar.

- Y ¿qué haré cuando quiera hablar contigo?

- Tu ángel te juntara las manitos y te enseñara a orar.

- He oído que en la tierra hay hombres muy malos…. ¿quién me defenderá?

- Tu ángel te defenderá aún a costa de su propia vida.

- Pero estaré siempre triste, porque no te veré más, Señor.

- Tu ángel te hablara de mí, y te enseñara el camino para regresar a mi presencia. Pero yo siempre estaré a tu lado.

En ese instante, una gran paz reinaba en el cielo pero ya se oían voces terrestres, y el niño presuroso, pregunto suavemente:

- Dios mío, ya me voy, dime el nombre. ¿Cómo se llama mi ángel?


- Su nombre no importa, tú le dirás MAMÁ.

EL SACRIFICIO DE UNA MADRE

Un joven con un récord académico excelente fue a solicitar un puesto directivo en una gran empresa.

Pasó la primera entrevista, el director hace la última entrevista, y es quien toma la decisión final.


El director descubrió, a partir del análisis del Curriculum Vitae, que los logros académicos del joven fueron excelentes en todo momento, desde la escuela secundaria hasta la investigación de postgrado, nunca había tenido un año en el que no obtuvo excelentes calificaciones.

El director le preguntó: "¿Obtuviste alguna beca en la escuela?"

El joven respondió "ninguna".


El director le preguntó: "¿Fue tu padre quien pagó los honorarios de tu escuela?"

El joven respondió: "Mi padre falleció cuando tenía un año de edad, fue mi madre la que pagaba todo".

El director le preguntó: "¿Dónde trabaja su madre?"

El joven respondió: "Mi madre trabajaba lavando y secando ropa.

El director pidió al joven mostrar sus manos.

El joven mostró un par de manos lisas y perfectas.

El director le preguntó: "¿Alguna vez ha ayudado a su madre a lavar la ropa antes?"

El joven respondió: "No, mi madre siempre quiso que yo estudiara y leyera más libros.

Además, mi madre puede lavar la ropa más rápido que yo".

El director dijo: "Tengo una petición.

Al volver hoy, vaya y limpie las manos de su madre, y luego venga a verme mañana por la mañana".

El joven sintió que su oportunidad de conseguir el trabajo era muy alta.

Cuando regresó, felizmente pidió a su madre para limpiarle las manos.

Su madre se sentía extraña, feliz, pero con sentimientos encontrados, y mostró finalmente sus manos a su hijo.

El joven comenzó a limpiar las manos de su madre poco a poco.

Sus lágrimas cayeron a medida en que lo hizo.

Era la primera vez que se daba cuenta de que las manos de su madre estaban tan arrugadas, y con tan numerosas callosidades y contusiones.
Algunos eran tan dolorosos que su madre se estremeció cuando los limpió con sólo agua.

Esta fue la primera vez que el joven se dio cuenta de que era este par de manos que lavan la ropa todos los días, lo que hacía posible pagar la cuota de la escuela y la universidad.

Los moretones en las manos de su madre fueron el precio que pagó por su graduación, por su excelencia académica, y su futuro.

Después de terminar la limpieza de las manos de su madre, el joven lavó toda la ropa restante.

Esa noche, madre e hijo hablaron durante un tiempo muy largo.

A la mañana siguiente, el joven fue a la oficina del director.

El Director notado las lágrimas en los ojos del joven, le preguntó:

"¿Puede usted decirme qué ha hecho y qué aprendió ayer en su casa".

El joven respondió: "Yo limpié las manos de mi madre, y también terminé de lavar toda la ropa que aun quedaba".

El Director le preguntó: "por favor, dígame qué siente."

El joven dijo:
Número 1, Ahora sé lo que es la apreciación. Sin la abnegación de mi madre, no habría tenido hoy éxito.
Número 2, Al trabajar juntos y ayudar a mi madre, sólo ahora me doy cuenta de lo difícil y duro que es conseguir que se haga algo.
Número 3, He llegado a apreciar la importancia y el valor de la relación familiar.
El Director dijo: "Esto es lo que estoy buscando en mis gerentes".

Quiero contratar a una persona que aprecia la ayuda de los demás, una persona que conoce el sufrimiento de los demás para hacer las cosas, y una persona que no pondría el dinero como su única meta en la vida. Usted está contratado."

Con el paso del tiempo, este joven trabajó muy duro, y recibió el respeto de sus subordinados.

Cada empleado trabajó con diligencia y en equipo.

El desempeño de la empresa mejoró enormemente.



Y TÚ ¿CUÁNDO LE LIMPIASTE LAS MANOS O PIES A TU MAMÁ?